“Los contratos y las licencias decisivos para determinar si nos estamos beneficiando de nuestros recursos naturales. Es esencial que se llegue a estos acuerdos en concordancia con las normas y la legislación de nuestros países y de manera transparente. ¡Tenemos que luchar por esto!” Ali Idrissa, Níger

Los contratos firmados entre gobiernos y empresas extractivas determinan el precio de venta de un recurso y la manera en que se extrae. En otras palabras, el proceso de elaboración del contrato representa una encrucijada en la que las decisiones tienen un efecto duradero y de largo alcance.

Cuando los contratos y acuerdos de los proyectos extractivos se mantienen en secreto, los países pierden la oportunidad de que sus recursos naturales contribuyan al desarrollo. Entre 2010 y 2012, el gobierno de la RDC vendió en secreto concesiones mineras muy por debajo de su valor de mercado, de manera que los ciudadanos perdieron 1,36 mil millones de dólares que se podían haber invertido en salud o educación. Esto tampoco es bueno para las empresas, ya que los contratos negociados a puerta cerrada generar sospechas y rumores y acaban siendo manipulados por la clase política. Los contratos extractivos se vuelven más inestables y más vulnerables a una renegociación arbitraria cuando están rodeados de secretismo.

Ya sea mediante enmiendas de la legislación nacional en materia de extracción de recursos naturales o mediante la ampliación de la jurisdicción de la EITI, los socios de PLQP promueven un proceso de licitación abierto y competitivo, así como el acceso público a los contratos. Quieren reducir las probabilidades de una transacción corrupta y garantizar que se consiga el mejor acuerdo posible. Los activistas también tienen que conocer las condiciones del acuerdo, para poder controlar los proyectos extractivos y garantizar que cada parte cumple con su parte del trato.

Cuando los contratos son abiertos, activistas como Social Justice de Costa de Marfil pueden supervisar los acuerdos para garantizar que el compromiso de una empresa petrolera de construir escuelas y hospitales en la región de Jacqueville se cumpla.

La publicación de los contratos no es ninguna receta milagrosa ni constituye un fin en sí misma, pero es una parte esencial del juego, que tiene que cambiar para que las ciudadanas y ciudadanos de los países ricos en recursos tengan una verdadera posibilidad.

css.php